sábado, 30 de abril de 2016

La Nota de la Congregación del Culto Divino de 1988

Con el crecimiento exponencial que experimentó el Camino Neocatecumenal en la década de los 80[1],  muchos Obispos y conferencias episcopales (fundamentalmente euroepas[2] y latinoamericanas[3]) comenzaron a solicitar información a la Santa Sede acerca de las celebraciones eucarísticas de las comunidades y a reclamar un documento vaticano que confirmase de manera explícita la validez de las modalidades y prácticas litúrgicas que realizaban, al considerar insuficiente o ambiguo las notas emitidas por la Congregación del Culto Divino en los años setenta. Algunos Obispos llegaron a prohibir, incluso, las celebraciones de la Eucaristía el sábado por la noche y en algún caso la misma existencia de comunidades en su diócesis, al no tener claras las funciones y misión de estas comunidades en la parroquia. Mientras en la diócesis de Roma, el Sumo Pontífice Juan Pablo II, en aquellas mismas fechas confirmaba[4] y animaba el crecimiento de las comunidades en las parroquias que visitaba de su diócesis de Roma y a las que mostraba públicamente su afecto y cariño[5].

La primera Eucaristía que celebró Juan Pablo II al Camino Neocatecumenal

Sin el Pontificado de Juan Pablo II no se puede comprender la dimensión eclesiológica y pastoral que alcanzará el Camino durante más de dos décadas, cuando el carisma se asienta, discierne, valora y corrige. En lo referente a la celebración Eucarística de las comunidades neocatecumenales Juan Pablo II tuvo oportunidad de entrar en contacto con las mismas años antes de ser Papa, al introducir el Camino en su diócesis de Cracovia. Durante varios años guió y acompañó con discernimiento pastoral dichas celebraciones y pudo contrastar los abundantes frutos de conversión que proporcionaban una perfecta síntesis de catequesis y liturgia vivido dentro de la pequeña comunidad.

Juan Pablo II y el redescubrimiento del Catecumenado

Tras las primeras notificaciones de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos durante el Pontificado de Pablo VI, el Camino Neocatecumenal experimentó una expansión a nivel mundial con la ayuda de los catequistas itinerantes, que abrían en diócesis de todo el mundo, invitados por numerosos Obispos y párrocos, esta novedosa iniciación cristiana que tenía ya un cierto reconocimiento Papal, y es que en la primera Audiencia concedida al Camino el 8 de mayo de 1974 el Papa Pablo VI, saludó a los presentes con estas palabras: '¡He aquí los frutos del Concilio! Vosotros hacéis después del Bautismo lo que la Iglesia primitiva hacía primero: el antes o después es secundario. El hecho es que vosotros miráis a la autenticidad, a la plenitud, a la coherencia, a la sinceridad de la vida cristiana. Y esto tiene un mérito grandísimo que nos consuela enormemente'.


Las primeras Notas de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos


El Camino Neocatecumenal nacía como un germen con la experiencia de Kiko Argüello y Carmen Hernández en las postrimerías del Concilio, entre los años 1964-1965 en las barracas de Palomeras (Madrid), donde apareció en un suburbio de la capital de España, una comunidad de gente pobre y desheredada que se reunía para escuchar la Palabra y celebrar la Eucaristía. Tras una visita inesperada a las barracas de Mons. Casimiro Morcillo, entonces Arzobispo de Madrid, y después de entrar en contacto con lo que allí conoció, vio la necesidad de introducir y promover esa vivencia comunitaria de fe en las parroquias de su diócesis. Durante el año 1966 se hicieron varios intentos en las parroquias madrileñas de los Sagrados Corazones y de Cristo Rey, pero con muchas dificultades, dado que había que comenzar a dar forma a una acción del Espíritu dentro de una estructura propiamente parroquial. Durante los primeros meses de 1967, llegaron a Zamora, invitados por el párroco de San Frontis, donde se formó una comunidad que todavía vive y está considerada como la más antigua del mundo. Siguieron en 1968 Roma, donde se formaron varias comunidades en distintas parroquias, Florencia, Ivrea, Paris, Lisboa y otras parroquias de Madrid. En 1971 estuvieron en Barcelona, donde se formaron cuatro comunidades en la parroquia Maria Auxiliadora. Para el año 1972, apenas un lustro después del nacimiento de la primera comunidad en una parroquia, habían ya decenas de comunidades en varios países, fundamentalmente España e Italia.

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía


En su catequesis del día en San Pedro del Vaticano en febrero de 2014 el Papa Francisco explicó la importancia vital de la Eucaristía para todo fiel, que debe ser recibida los domingos en la Misa, porque es el corazón y la fuente de la vida de la Iglesia. He aquí las palabras del Papa sobre la misma:


miércoles, 27 de abril de 2016

Eucaristía celebrada por S. Juan Pablo II en Porto San Giorgio


El 30 de diciembre del año 1988 el Santo Padre S. Juan Pablo II quiso personalmente enviar 72 familias del Camino Neocatecumenal a la misión en diversos países de todo el mundo, y presidir la Eucaristía de la fiesta de la Sagrada Familia en el centro neocatecumenal internacional de Porto San Giorgio en Italia. El Papa quiso además celebrar según las particularidades litúrgicas que él mismo había previamente autorizado a través de la Congregación para el Culto Divino. En la primera fotografía podemos ver al Papa partiendo el Cuerpo de Cristo en la forma de pan ázimo, acompañado por Mons. Marini, maestro entonces de las celebraciones litúrgicas pontificias, y en un segundo plano Mons. Paul Joseph Cordes, encargado ad personam del apostolado del Camino, Mons. Martinez Somalo, entonces Prefecto de la Congregación del Culto Divino y disciplina de los Sacramentos, y el P. Mario Pezzi, sacerdote italiano del equipo responsable internacional del Camino.

Eucaristía celebrada en el Cenáculo con 200 Obispos y Cardenales

Eucaristía celebrada en el año 2011 en el Cenáculo de Jerusalén, donde Jesucristo instituyó la Eucaristía con sus discípulos, durante la convivencia organizada por los iniciadores del Camino Neocatecumenal con más de 200 Obispos de todo el mundo.

lunes, 25 de abril de 2016

La relación entre catequesis y liturgia en el Camino Neocatecumenal es ejemplar

Inauguramos este blogg con unas palabras expresadas por Mons. Antonio Cañizares, cuando era el Prefecto para la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, responsable del estudio y aprobación de las celebraciones rituales contenidas dentro del Directorio Catequético del Camino Neocatecumenal, donde habla de la celebración eucarística dentro de las comunidades: